La revolución de la hiperautomatización, tendencia estratégica presentada por Orión en “Digital Transformation Conference 2023”

Nuevos procesos altamente automatizados e inteligentes, que son resultado de la combinación entre inteligencia artificial (IA), machine learning o aprendizaje automático y la automatización robótica de procesos (RPA), constituyen la nueva revolución en materia de transformación digital para las empresas.

Se trata de la hiperautomatización, una tendencia estratégica emergente, que se basa en el uso conjunto de distintas herramientas digitales con el objetivo de automatizar tareas repetitivas y procesos empresariales complejos, a fin de mejorar la eficiencia, reducir costos y aumentar la productividad. Otro beneficio es la mayor inteligencia empresarial para la toma de decisiones, gracias a la extracción de gran cantidad de datos o Big Data.

Los alcances de esta nueva tendencia y sus ventajas, fueron presentados por el gerente general de Orión, Carlos Honorato, en una charla en el marco de la “Digital Transformation Conference 2023”, organizada por Seminarium, en la cual se abordaron las últimas tendencias, desafíos, tecnologías e innovaciones en el ámbito de la transformación digital. Dicho evento contó también con importantes panelistas internacionales, como Mohanbir Sawhney y J.J. Delgado.

En su exposición, Carlos Honorato planteó que la hiperautomatización es una estrategia que busca unir personas, procesos y tecnología para maximizar resultados, con un enfoque de negocio y a partir de la idea de que casi todo lo que hace una organización puede ser automatizable.

“Hoy, la hiperautomatización está liderando una revolución en los procesos empresariales, lo que contribuye a impulsar la eficiencia y el cambio en la forma cómo operan las empresas”, señaló el ejecutivo, agregando que ella va mucho más allá de la automatización tradicional, generando la potencia y flexibilidad para digitalizar aquellos procesos que parecían imposibles.

De acuerdo con un informe global de Asana, plataforma web para la gestión del trabajo, actualmente los trabajadores destinan el 58% de su tiempo a tareas repetitivas y poco relevantes; otro 33% a labores calificadas, que requieren cierta experiencia y conocimientos; y sólo el 9% a tareas estratégicas, alineadas con los objetivos de la compañía.

A juicio de Carlos Honorato, la eliminación de tareas manuales mediante la hiperautomatización, no sólo favorece la reducción de costos y los errores humanos, sino que también posibilita que los colaboradores puedan tomar actividades de mayor valor para la empresa. A modo de ejemplo, mencionó que en el 60% de los cargos, es posible automatizar al menos el 30% de sus labores.

Entre las actividades con mayor potencial de automatización se encuentran el procesamiento de datos, la recolección de datos, cumplimiento y regulación, gestión de documentos y atención al cliente. En este último ámbito, el uso de hiperautomatización para el procesamiento de reclamos en una compañía de seguros se tradujo en una reducción del 30% en el tiempo de procesamiento de las quejas y una baja del 10% en la cantidad de errores.

La ciberseguridad es clave

Para el gerente general de Orión, un elemento crucial en esta nueva etapa de transformación digital es la seguridad de los activos digitales. Por eso, indica que las empresas deben contar con una sólida estrategia de ciberseguridad que les permita proteger sus datos , así como la disponibilidad y privacidad de estos, en un entorno digital y enfrentar de manera eficaz vulnerabilidades y amenazas.

Según dijo, las principales tendencias en ciberataques se refieren al robo de credenciales, suplantación de identidad, sabotaje de equipos, ransomware, robo de propiedad intelectual, cryptojacking y riesgos asociados al teletrabajo. Agregó que el costo promedio de una violación de seguridad, para una empresa en América Latina, es de US$ 3,69 millones y una demora de 277 días en identificar y contener dicha amenaza.

Por eso, el ejecutivo afirmó que la ciberseguridad en los procesos de hiperautomatización debe abordarse con un enfoque “Zero Trust”, el cual asume que ningún recurso es de confianza por defecto y cuyos principios claves son: verificación constante, privilegios mínimos y monitoreo exhaustivo. De esta forma, los principales beneficios son una disminución en la superficie de ataque y una detección temprana de amenazas, lo que favorece la adaptabilidad a nube y entornos móviles, así como el cumplimiento normativo.